Hacernos conscientes- el primer paso del cambio social

[media]En SafePlace creemos que entre más conscientes nos hacemos, mejor podremos ayudar a proteger a nuestras familias y amig@s. Esperemos que la siguiente información te sea útil para identificar y entender mejor a la violencia doméstica.[/media]

¿Qué es la violencia doméstica?Circulo de poder

La violencia doméstica (también conocida como violencia en parejas íntimas) es un patrón de comportamientos agresivos, coercitivos, dominantes, y castigadores perpetrados hacia una pareja íntima, dentro de una relación.

No se trata únicamente de violencia física; l@s abusadores utilizan una gran variedad de tácticas para controlar el comportamiento de su pareja o hacer que se sienta mal. Éstas pueden incluir ataques físicos, sexuales, y psicológicos, incluso coacción económica.

Además, la violencia doméstica es cíclica. La espiral de violencia (imagen en seguida del texto) ilustra esta experiencia que viven l@s sobrevivientes. El lapso de tiempo entre cada fase puede variar en duración desde unas horas, días, semanas, meses, hasta años.

El Estado de Washington define a la violencia doméstica bajo el RCW 26.50 (sólo en Inglés) como:

  1. Daño físico, lesión corporal, asalto, o la imposición del miedo al daño eminente, de lesión corporal o de abuso, por parte de un familiar o miembr@ del hogar;
  2. Asalto sexual de un miembr@ de la familia u hogar, por parte de un familiar o miembr@ del hogar;
  3. Acoso tal como está definido bajo el RCW 9A.46.110 (sólo en Inglés) de un miembr@ de la familia u hogar, por parte de un familiar o miembr@ del hogar.

La policía y las cortes judiciales actúan de acuerdo a esta definición. Para complementarla, la definición de SafePlace reconoce que puede haber abuso estando ausente la violencia física. El abuso emocional puede ser sutil y ocasionar daños a la autoestima de largo plazo, tardándose más en sanar que una lesión física.

¿Por qué sucede?

espiral de violenciaLo que sabemos de las relaciones, lo aprendemos de las representaciones que nos rodean. Si crecimos con violencia en nuestra familia de origen, es posible que imitemos ese ejemplo al desarrollar relaciones con otras personas. La violencia doméstica es un comportamiento aprendido y se puede des-aprender. Puede ser influenciado por el enojo, por problemas psicológicos, y por el uso de drogas y alcohol, pero aunque ocurran al mismo tiempo, la violencia doméstica no surge de estos factores.

Lo que nos demuestran los medios de comunicación como la televisión, revistas, y videos musicales, tiene una influencia tremenda sobre nuestras acciones y cómo se desenvuelven nuestras relaciones. Comúnmente las relaciones y los actos sexuales son presentados como violentos y dominantes, y las mujeres como objetos que disfrutan el abuso. Estos factores también contribuyen a una cultura de violencia que justifica la violencia doméstica y la violación, entre otras cosas.

La violencia doméstica y asuntos de opresión

El abuso entre parejas íntimas sucede con más frecuencia cuando existe un desequilibrio de poder que puede ser explotado dentro de la relación. Esta explotación la vemos desenvolver de formas machistas, misóginas, racistas, xenofóbicas, homofóbicas, heterosexistas, transfóbicas, y clasistas.

Un ejemplo de este tipo de desequilibrio sería un ciudadano americano que se casa con alguien de otro país, y el/la ciudadan@ american@ se aprovecha del otr@ que no habla inglés, ni conoce sus derechos ni las costumbres de Estados Unidos. La persona con ciudadanía americana podría utilizar sus conocimientos y privilegios para controlar a su pareja inmigrante, tal como decirle que no puede llamar a la policía o que debe permanecer en el matrimonio para mantener un estatus legal de inmigración.

Por otra parte…¿en qué consiste una relación saludable?

gender neutral equality wheel mdwLas relaciones son como las colaboraciones, en donde existe el mismo nivel de compromiso de parte de ambas personas. La rueda a continuación ilustra algunos de los factores esenciales para nutrir la igualdad dentro de las relaciones.

Es importante saber encontrar el punto medio entre respetar la opinión de tu pareja, y conseguir lo que tú necesitas de una relación. Si las actividades de tu pareja te parecen de mal gusto, o si tienen diferentes creencias políticas o religiosas, por ejemplo, puede que quieras terminar la relación porque no es lo que buscas. Eso no te hace ser una persona abusiva, sino que te estás encargando de tus necesidades individuales hasta que conoces a alguien que coincida mejor contigo.

Consejos para iniciar una relación segura y saludable