Un Lugar Seguro para Refugiarse

100_0868Cuando ocurre la violencia en nuestras vidas, nos podemos quedar sin un lugar seguro a donde ir.  Muchas personas que huyen del abuso y acecho necesitan un lugar para reagrupar, recargar, determinar cuáles son sus próximos pasos, y pensar en qué opciones de vivienda tienen al alcance.  Quedarse en su propio hogar o con amistades y familiares son buenas opciones, pero no siempre son las más viables.

SafePlace administra un albergue residencial que brinde alivio y espacio para recuperarse por un periodo de tiempo corto.  Nuestra casa dispone de 10 recámaras y un total de 28 camas, para mujeres y sus hij@s que están bajo riesgo.

SafePlace se esfuerza por mantener confidencial la ubicación de nuestra casa, ya que la etapa más peligrosa para un sobreviviente sucede después de salir de su relación abusiva.  Evaluamos las opciones de seguridad y vivienda de cada persona para dar prioridad a quienes lo necesitan más.

L@s habitantes de nuestro albergue residencial pueden esperar:

  • Acceso total a todas las instalaciones incluyendo la cocina, la lavandería, y otros áreas de vivienda
  • Una recámara, a veces compartida con otr@s habitantes, con un baño anexo
  • Sábanas, cobijas, y almohadas limpias
  • SafePlace provee la despensa, guiada por las preferencias alimenticias de l@s sobrevivientes
  • Artículos básicos de aseo personal
  • Elevador
  • 2 computadoras con acceso al internet
  • Un teléfono en cada recámara
  • Pases diarios para el autobús, el albergue residencial está situado muy cerca de varios paraderos
  • Hay personal de SafePlace en el sitio las 24 horas del día
  • Asesoría e intervención en situaciones de crisis las 24 horas del día
  • Grupo de apoyo semanal
  • Reunión semanal entre tod@s l@s habitantes y personal de SafePlace
  • Cuidado infantil durante grupos de apoyo y reuniones
  • Asesoría y planificación de seguridad para menores de edad

L@s habitantes también pueden esperar el mejor esfuerzo de SafePlace para proporcionar un entorno limpio, libre de la violencia, y libre de alcohol y drogas.

Las personas en necesidad de nuestros servicios residenciales deben comunicarse con nuestra Línea de Ayuda y preguntar por el programa.

Aquell@s sobrevivientes que no se identifican como mujeres deben llamar a la Línea de Ayuda para conectarse con otras opciones residenciales que podrían incluir arreglos para quedarse en un hotel, transportación a otro albergue residencial, órdenes de protección, etc.