El propósito de Gavin deBecker al escribir “El obsequio del miedo” fue ayudar a sus lectores a identificar señales de peligro reales que nos indica nuestra “intuición”.  Sostiene deBecker que la “intuición” es en verdad la lógica, pero lo procesamos mucho más rápidamente que la razón consciente, y que la intuición está basada en información que regularmente ignoramos.  Por ejemplo, si usted está viajando en avión, seguramente se daría cuenta si la persona a su lado está leyendo por encima de su hombro.  ¿Por qué será?, pregunta deBecker.  Es porque siempre notamos lo que sucede a nuestro alrededor a un nivel casi consciente, y cuando algo cambia también nos damos cuenta.  Así como aprendemos a dormir con el ruido de trenes ambulantes y el rechinar de casas antiguas, pero nos despertamos si oímos un “sonido raro”, lo que nos dice nuestra “intuición” acerca de las personas es en realidad un conjunto de lo que hemos aprendido a discernir como comportamiento “extraño” o consistente.

deBecker dice que la intuición:

1) siempre es una reacción a algo y

2) siempre nos beneficia

También reconoce que las experiencias traumáticas pueden enseñarnos a invalidar la intuición.  Much@s sobrevivientes de trauma se preguntan cómo reconocer las señales de peligro que emite una persona potencialmente abusiva.  A continuación hay una lista de señales inspirada en listas de deBecker en su capítulo “Señales de Supervivencia.”

[quote]Aquell@s que buscan controlar a otr@s casi siempre presentan una imagen amable al comienzo…vivimos en una época de encuentros anónimos, y muchos se han convertido en expert@s en el arte de la persuasión rápida.  La confianza, que anteriormente se ganaba a través de las acciones, ahora se consigue con la facilidad de palabra y el carisma.                                                                                                                                                                              ~ Gavin de Becker[/quote]

Aquí hay varias señales de que alguien l@ está engañando para conseguir su confianza:

 

  1. Quiere formar equipo con usted de manera obligatorio: Por ejemplo, decirle a alguien que “estamos en las mismas” es una estrategia muy eficaz para establecer una confianza prematura ya que es difícil rechazar tal actitud sin sentirnos maleducad@s.  Formar equipo de esta manera no se trata de coincidencias entre usted y la otra persona, sino que es una de las manipulaciones más sofisticadas e intencionales.  Una señal que usted puede detectar es cuando le están proyectando un propósito o experiencia en común, cuando en realidad no existe ninguna.  Por ejemplo, frases tales como “nosotr@s dos”, “¡qué equipazo hacemos!”, “¿cómo vamos a lidiar con esto?”, “ya lo logramos”, etc…
  2.   Encanto y amabilidad:
    • Vea el encanto como una acción, no una cualidad.  Es casi siempre un instrumento dirigido que tiene un motivo, tal como el querer caerles bien a tod@s.  Encantar a otr@s es compelerl@s o entretenerl@s con razones aparentes y engañosos.  Si usted dice que tal persona “me está encantando” en lugar de “qué encanto de persona”, le ayudará a notar lo que está sucediendo.  La mayoría de las veces no encontrará malas intenciones detrás del encanto, pero habrán instancias en las que se sentirá bien de haberse fijado.
    • Recuerde que el “ser amable” es una decisión y una estrategia de interacción social.  No es un atributo de la personalidad.
  3. Encasillamiento: Esto sucede cuando alguien intenta clasificarl@ a usted, de una manera crítica, con la esperanza de conseguir una respuesta contraria de su parte.  Quizás un hombre le dice a una mujer que “es demasiada buena como para hablar con él”, y para que los demás no digan que es presumida, la mujer le prestará atención al hombre.  El encasillamiento casi siempre incluye un insulto, uno que sea fácil de desmentir.  Quien está encasillando busca una reacción de usted, por lo tanto la autodefensa está en el silencio, haciendo de cuenta que ni escuchó los comentarios.
  4. Usureando: Tradicionalmente, el usurero o la usurera felízmente brinda préstamos, para después cobrar un interés excesivo.  De la misma manera, el depredador criminal generosamente ofrece asistencia pero siempre está calculando la deuda.  La autodefensa está en acordarse de dos hechos que fácilmente quedan en el olvido: Él/ella se acercó a mí, y yo no pedí su ayuda.  Una frase manipuladora, por ejemplo, podría ser: “pagué la cena o le obsequié un regalo muy costoso, así que usted me debe sexo”.  Acuérdese que hay ciertas cosas que usted nunca le debe a nadie, incluyendo su cuerpo.  Asimismo, su tiempo y su atención son suyos para compartir cuándo y dónde usted decida.  Tiene derecho a poner límites con los demás.
  5. La promesa no solicitada : Siempre sospeche de una promesa no solicitada.  Las promesas sirven para convencernos de una intención ajena, pero no son garantías.  Aparte de escuchar cualquier promesa no solicitada con bastante escepticismo (sean o no relacionadas a su seguridad personal), sirve preguntarse: ¿por qué me necesita convencer esta persona?  Por lo general es debido a que la otra persona sabe que usted duda de él/ella.  Por ejemplo, cuando alguien dice “¡soy buena persona, lo prometo!”, repítase a usted mism@: Tiene razón, titubeo para confiar en usted y quizás es por algo.  Gracias por señalármelo.
  6. Descontar la palabra “NO”: Universalmente, la señal más significativa es cuando otra persona ignora la palabra “NO”.  Valga la redundancia, pero la palabra “NO”, no es negociable.  La persona que elige no escucharla está tratando de controlar@ a usted.  No ofrezca ninguna justificación ni excusa con el fin de apaciguar a la otra persona, ya que esto puede conducirl@ a intentar negociar con usted para que cambie de opinión.  Es difícil refutar un “NO”.  El negarse a aceptar un “NO” es una señal de que alguien busca control o se rehusa a cederlo.  Cuando alguien ignora esta palabra, pregúntese: ¿por qué esta persona busca controlarme? ¿qué quiere de mí?Lo mejor es alejarse completamente, pero si no es posible puede intentar a) la técnica del “disco rayado”, repitiendo “NO” hasta que lo acepta la otra persona, o b) aumentar su insistencia, dejando a un lado la cortesía.  Según deBecker, si la otra persona es hombre y reacciona de manera negativa a su “NO”, lo más probable es que no conozca la realidad (quizás de manera intencional) de la cultura machista en la que vivimos, que produce distintos niveles de seguridad personal.  Sostiene que “en el fondo, los hombres temen que las mujeres se burlarán de ellos, mientras que en el fondo las mujeres temen que los hombres las matarán”.

Para concluir, una lista los “mensajeros de la intuición” de deBecker:

    • Sentimientos perturbadores
    • Pensamientos persistentes
    • Humor
    • Asombro
    • Ansiedad
    • Curiosidad
    • Presentimientos
    • Instintos
    • Dudas
    • Vacilación
    • Sospecha
    • Aprensión
    • Miedo