A veces se siente imposible prevenir el asalto sexual, como si fuera un asunto demasiado estrecho como para una sola persona. Pero hay mucho que puedes hacer para prevenirlo como individuo, como madre o padre, como dueñ@ de una empresa, o como miembr@ de nuestra comunidad.

  1. Destruye los mitos: ¡Edúcate! Existen muchas ideas falsas sobre la violencia sexual.  Tomarte el tiempo de descubrir la verdad te beneficiará mucho.  Por ejemplo, ¿sabías que casi el 90% de los asaltos no son perpetrados por un desconocid@, sino un amig@, familiar, pareja, o conocid@?
  2. Compartir es bueno: Lo que aprendas, compártelo con tus familiares, amig@s, y compañer@s del trabajo.
  3. Qué roles ni que nada: Observa detenidamente los roles de género y estereotipos que te rodean. Los estudios demuestran que la mayoría de l@s perpetradores de violencia sexual no aceptan roles de género intercambiados, y tienen valores muy rígidos sobre la masculinidad, feminidad, y homofobia.  La próxima vez que le dices a un niñ@, “¡las niñas no juegan con carros!” o “ese color no es para los niños”, piensa en el mensaje oculto que estás reforzando.  La homofobia se relaciona directamente con el machismo y la violencia sexual.
  4. Analiza esto: Detente a pensar en todo lo que nos enseñan los medios de comunicación– sobre cómo supuestamente deben comportarse los hombres y las mujeres, y cómo deben relacionarse. Pasa tiempo con tus seres queridos y sobre todo tus hij@s, ayudándoles a detectar los mensajes ocultos sobre la violencia sexual que transmiten los medios.  No aceptes nada sin pensarlo críticamente.
  5. Sé el cambio que deseas ver: Demuestra lo que son las relaciones saludables ante las demás personas. El hacer un esfuerzo por respetar continuamente a las personas envía mensajes positivos a tus amig@s y familia.  ¡Mereces relaciones saludables!
  6. La violación no es graciosa: Es cierto, hay personas que bromean sobre la violación y el asalto sexual. Si llegas a escuchar una broma de ese tipo, explica con gentileza que es un asunto real que afecta profundamente a muchas vidas.  Puede que recibas atención negativa por “aguafiestas”, ¿pero no crees que vale la pena a largo plazo?
  7. No financies el machismo: El activismo de consumidores es influyente. No compres revistas, ni rentes películas, ni te subscribas a sitios en internet que presentan de forma degradante a mujeres u hombres.
  8. Habla en nombre de l@s sobrevivientes: Déjales saber a las personas en tu vida que estás conectad@ a recursos o que tus puertas están abiertas para hablar cuando sea. Ese detalle significará mucho para alguien que necesita apoyo.

Existen muchas otras maneras de seguir poniéndole un fin a la violencia sexual en nuestra comunidad.  Siéntete con confianza para contactarnos si te gustaría aprender más, hacerte voluntari@, o donar.